Background Image

Declaración de Tokio 2000

Del 15 al 18 de Mayo de 2000, se realizó en Tokyo, Japón, la Conferencia de las Academias "La Transición a la Sustentabilidad en el Siglo 21", organizada por el InterAcademy Panel on International Issues, entidad de la que nuestra Academia Nacional de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales forma parte.

En esa oportunidad se presentó la declaración "Transición a la Sustentabilidad en el Siglo 21: La Contribución de la Ciencia y la Tecnología", que suscripta por nuestra Academia, transcribimos a continuación.

Declaración de las Academias

Transición a la sustentabilidad en el siglo 21: La contribución de la Ciencia y la Tecnología

Durante el siglo 21, la sociedad humana enfrenta la tarea atemorizante pero inspiradora de forjar una nueva relación con el mundo natural. Esta nueva relación se expresa por "la sustentabilidad", un concepto que ha surgido de varias conferencias internacionales dedicadas a las tendencias regionales y globales en población, desarrollo y medio ambiente.* La sustentabilidad implica satisfacer las necesidades humanas actuales mientras se conserva el medio ambiente y los recursos naturales requeridos por generaciones futuras.

Las Academias de Ciencia del mundo, representadas por los signatarios de esta Declaración, ofrecen aquí un conjunto colectivo de observaciones sobre cómo pueden encararse los desafíos. En particular, nosotros enfocamos sobre lo que la comunidad científica y tecnológica puede hacer en el corto y más largo término, y lo que las Academias pueden contribuir. En casi cada caso, las contribuciones técnicas y analíticas de la comunidad científica y tecnológica pueden resultar críticas, pero muchas facetas del problema también requieren esfuerzos económicos, sociales y políticos.

I. Logros científicos y desafíos del futuro

Los efectos notables de la ciencia son evidentes por todas partes. La Declaración en la Ciencia en la Conferencia Mundial en Ciencia de la UNESCO-ICSU en 1999 ha señalado: "el conocimiento científico ha llevado a adelantos notables que han sido de gran beneficio a la humanidad. La expectativa de vida ha aumentado significativamente, y se han descubierto curas para muchas enfermedades. El rendimiento agrícola ha subido significativamente en muchas partes del mundo para satisfacer las crecientes necesidades de la población. Los desarrollos tecnológicos y el uso de nuevas fuentes de energía han creado la oportunidad de librar a la humanidad del trabajo arduo. También han habilitado la generación de un extenso y complejo rango de productos y procesos industriales ...." Al mismo tiempo, puntualizó que "... la aplicación de adelantos científicos ha llevado a la degradación del medio ambiente ... ha contribuido al desequilibrio social ... y ha hecho posibles las armas sofisticadas."

Incluso con numerosos logros positivos empleando a la ciencia para el beneficio humano, los desafíos futuros serán enormes y evolucionarán rápidamente. El hambre y la pobreza todavía existen en partes significantes del mundo. Las tendencias globales en cambios del clima, el deterioro del medio ambiente y las disparidades económicas son preocupaciones crecientes. Estos factores múltiples nos han movilizado, como las academias científicas del mundo, a enfocar hacia adelante cómo promover la transición mundial más eficazmente a la sustentabilidad. Los problemas importantes que avizoramos son:

A. Satisfacer las Necesidades de una Mayor Población Mundial: Reducir el Hambre y la Pobreza y Conservar al Bienestar Humano.

Durante el próximo siglo, muchos más personas requerirán comida, alojamiento, educación, nutrición y empleo. La población humana del mundo ha alcanzado 6 mil millones y al llegar el año 2050 se espera que alcance casi 9 mil millones. La magnitud en que crecerá la población mundial dependerá de opciones hechas sobre el tamaño y la temporización de la familia y la habilidad de nuevas generaciones para realizar estas opciones. Aproximadamente el 80 por ciento de esta población vivirá en áreas que ahora pertenecen al mundo en vías de desarrollo, y aproximadamente dos tercios de ellos estarán viviendo en ciudades. Los desafíos de proveer a las necesidades de estas nuevas poblaciones urbanas y de mayor edad son múltiples y complejos.

Casi mil millones de personas están ahora empobrecidas o hambrientas con escaso o ningún empleo. Es probable que este número aumente a medida que crezca la población mundial. Las disparidades mundiales en ingresos también se están ensanchando. La pobreza y la falta extrema de equidad son incompatibles con la sustentabilidad. El desafío es reducir disparidades mediante la construcción de capacidades y proporcionar requisitos humanos básicos a todos, brindando acceso al conocimiento y los recursos requeridos para una vida significativa.

Los desafíos de salud incluirán el control de enfermedades infecciosas y la contención de los problemas de salud relacionados con el comportamiento como el uso ilegal de drogas, tabaco. el abuso del alcohol y la obesidad, que ya son las causas de dos tercios de las muertes prematuras mundialmente.

B. Preservar y Mantener el Medio Ambiente y la Base de los Recursos Naturales

Los sistemas físicos y biológicos ligados a la tierra — la atmósfera, los océanos, el suelo, los minerales, el agua dulce y los organismos vivientes — mantienen al planeta apto para la vida y capaz para mantener la mayoría de las necesidades humanas. Los ecosistemas del mundo y las especies en ellos, además de su valor intrínseco, proporcionan muchos de los productos y servicios requeridos para sostener la vida humana, incluso alimentos, madera, forrajee, combustibles, fármacos y precursores industriales. Ellos también reciclan y purifican el agua, mitigan las inundaciones, polenizan las cosechas y purifican la atmósfera. Actualmente la humanidad puede cambiar el medio ambiente en una escala global, como lo ha hecho con la composición de la atmósfera de la Tierra, y puede estar haciéndolo con su clima. Lograr una transición a la sustentabilidad requerirá salvaguardar el bienestar de las especies biológicas y sus ecosistemas en un mundo en rápido desarrollo, así como nosotros mejoramos nuestro aún modesto entendimiento científico de estos complejos procesos ecológicos.

C. Avanzando hacia los Modelos Sustentables del Consumo Humano

El consumo involucra la transformación de materiales y energía. Tales transformaciones pueden impactar sobre la sustentabilidad ya sea reduciendo la disponibilidad futura de materiales y energía, o bien dañando aspectos del medio ambiente esenciales para el bienestar humano.

Las fuerzas que controlan al consumo son múltiples y complejas. Ellas incluyen el rendimiento económico, la distribución de riqueza e ingresos, las opciones tecnológicas, los valores sociales, las estructuras institucionales y las políticas públicas. El progreso y la innovación tecnológicas en muchos países y sectores económicos han hecho uso más eficaz de energía y materiales. No obstante, la actividad económica y el uso de energía globales per cápita han aumentado. A medida que las economías y la prosperidad continúan creciendo, el desafío consiste en reduplicar los esfuerzos para aumentar la eficacia, reducir los impactos perjudiciales y avanzar hacia los modelos sustentables de comportamiento consumidor.

II. Lo que la comunidad científica y tecnológica puede y debe hacer

Nosotros avizoramos tres vías principales para nuestros esfuerzos:

A. Lograr un Acceso Mucho más Equitativo al Uso del Conocimiento

Mejorar la Educación:

La educación es un elemento esencial de todos los aspectos de una transición hacia la sustentabilidad. Sin embargo, la calidad de educación mundial es inadecuada. La continuación del progreso global en la reducción del analfabetismo es vital para el mundo del siglo 21. Incluso en países relativamente ricos, la calidad de educación es bastante desigual, y la inversión en educación en muchos casos resulta insuficiente. A menudo, la ciencia no se enseña de manera estimulante y eficaz que transmita a los estudiantes la habilidad de pensar analíticamente, con las herramientas y los deseos de continuar su aprendizaje a lo largo de sus vidas.

Particularmente en las ciencias naturales y sociales, la educación es la base para gran parte de la actividad económica productiva e innovadora. Es esencial para los ajustes exitosos a las oportunidades económicas cambiantes, y así directamente determina si las personas consiguen puestos de trabajo y acceden a una calidad mejorada de vida.

La educación de las mujeres es sumamente importante, incluso la alfabetización en áreas lingüísticas, científicas, tecnológicas y legales. La educación de las mujeres también contribuye al éxito de los esfuerzos de salud públicos, y al aprendizaje por la próxima generación. Se relaciona estrechamente con opciones acerca del tamaño y temporización de familias, y por consiguiente con la velocidad de la transición demográfica.

Existen papeles críticos para la comunidad científica y tecnológica en la educación. Las ciencias naturales y sociales deben estar presentes como un elemento integral y prioritario. La alfabetización como concepto práctico incluye cada vez más componentes científicos y técnicos. La comunidad científica y tecnológica debe comprometerse como un socio activo con los sistemas educativos a fin de asegurar la inclusión de educación de la ciencia de calidad, estimulante y eficaz a todo nivel, y para proporcionar una valoración continuada de la eficacia del aprendizaje de experiencias educativas diversas.

Fortaleciendo la Capacidad Científica y Tecnológica A Nivel Mundial:

El uso del conocimiento científico y las tecnologías más disponibles serán elementos esenciales de una transición hacia la sustentabilidad. Pueden contribuir a nuevas fuentes de energía, métodos más eficaces de producción de alimentos, productos de mejor calidad, salud humana mejorada, opciones para los cambios institucionales y tecnologías benignas al medio ambiente. La ciencia y la tecnología también pueden proporcionar las herramientas necesarias para calibrar con qué eficacia se proveen a las necesidades humanas actualmente y la magnitud del progreso hacia la sustentabilidad.

Una pieza clave de cualquier estrategia para lograr la sustentabilidad debe ser el desarrollo acelerado de capacidades locales en ciencia, ingeniería y salud a lo largo y ancho del mundo. La habilidad de una sociedad de beneficiarse de la totalidad del conocimiento científico del mundo en continua expansión depende de las capacidades humanas. Los ciudadanos, la comunidad científica y tecnológica, los organismos no-gubernamentales, las empresas privadas y los gobiernos locales, regionales y nacionales deben contribuir conjuntamente a la definición de estas necesidades, y a la habilidad de usar y generar el conocimiento.

Construyendo una Red de Información Global:

Gran parte del conocimiento, las habilidades y la capacidad para tomar decisiones mejoradas están ahora disponibles a lo largo y ancho del mundo. Sin embargo, hay una gran necesidad de mecanismos que pueden encontrar lo que una persona, un grupo, una empresa o una nación saben y transformarlo en algo que otra persona, grupo, empresa o nación necesita y puede usar. Actualmente disponemos de nuevas y notables herramientas y oportunidades para las colaboraciones y asociaciones, y para los esfuerzos interactivos basados sobre la necesidad, antes bien que la ayuda técnica unidireccional de programas anteriores.

Las nuevas formas de tecnologías de comunicación hacen posible una red electrónica global que conecta a científicos, ingenieros y profesionales de la salud con las personas en todos los países y ocupaciones. Esta red les permitirá a las personas acceder y evaluar el conocimiento científico y técnico que ellos necesitan para resolver problemas locales y reforzar la calidad de sus vidas, así como también para comunicar su propio conocimiento, visiones y necesidades a otros. Entonces los científicos deben recurrir a estas conexiones iniciales como una herramienta para extender su conocimiento, sus habilidades y sus valores a lo largo y ancho de sus propias naciones, incluyendo sus comunidades locales. Aprovechando a pleno de las nuevas tecnologías de información, mientras se fortalece la capacidad científica mundial, la comunidad científica dispone de una oportunidad insólita de ayudar a sanear el inmenso "hueco de conocimiento" entre los pueblos.

Expandiendo la Contribución de Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina:

Satisfacar el potencial de ciencia y tecnología para contribuir al bienestar humano requerirá elevadas normas de calidad. Esto incluye las valoraciones objetivas del conocimiento científico y sus incertidumbres, la persecución de prácticas de excelencia y el desarrollo de una comprensión más plena acerca de las implicaciones de las orientaciones tecnológicas. Gracias a su proceso de selección de pares basado sobre el mérito y su independencia, las academias pueden ayudar a proporcionar tales normas de calidad a todo nivel de la empresa de ciencia y de tecnología.

Muchas academias están ahora comprometidas en la provisión organizada de asesoramiento independiente a sus gobiernos en materia de políticas que poseen un contenido técnico importante. A medida que cada vez más academias desarrollen la capacidad de proporcionar tal asesoramiento, podrán convertirse cada vez más en una fuerza para la sabia toma de decisiones.

En muchos casos, a menudo deben alcanzarse y llevarse a cabo decisiones eficaces por países de manera cooperativa. Las academias están ahora comprometidas en una labor conjunta, a través del Consejo Internacional para la Ciencia (International Council for Science — ICSU) y del Panel InterAcademia (InterAcademy Panel — IAP), para construir nuestras capacidades individuales y colectivas a fin de entender y encarar los desafíos globales. Nosotros también pensamos trabajar en cooperación para proporcionar enlaces comunes con las agencias internacionales y otros cuerpos internacionales para la toma de decisiones.

B. Generando Nuevo Conocimiento Activamente

El acopio actual de conocimiento, mientras puede y debe ser aplicarse mucho más ampliamente, no será adecuado para encarar los desafíos proyectados y aún por conocerse a la sustentabilidad. La producción y aplicación exitosa del nuevo conocimiento son necesarias. Por ejemplo, los desafíos a la salud global presentan severos desafíos que requieren una nueva comprensión fundamental, así como nuevas herramientas que surjan de dicha comprensión. Las ciencias sociales jugarán un papel creciente para operar en muchas áreas, como los problemas de salud relacionados con el comportamiento. Implementar una ciencia de educación, para que nosotros entendamos el proceso de aprendizaje mucho mejor y cómo proporcionar enseñanza más exitosa y aprendizaje a lo largo de la vida, también es esencial. La investigación básica en el medio ambiente y las ciencias de la tierra, incluyendo la ecología, la biodiversidad, la climatología, la sismología y los nuevos campos interdisciplinarios, ayudará a nuestra capacidad, ahora muy limitada, para predecir o disminuir las consecuencias de desastres naturales y el cambio ecológico. Es más, la red de información global y su tecnología subyacente pueden y ciertamente evolucionarán rápidamente para proporcionar nuevas posibilidades que aún no podemos prever.

Más generalmente, la empresa de la investigación mundial debe fortalecerse significativamente en cuatro áreas:

1 - El sostenimiento de la investigación básica a largo plazo, uniéndola a las metas sociales.
2 - El acoplamiento de las instituciones globales, nacionales y locales en eficaces sistemas de investigación.
3 - La unión de las academias, el gobierno y el sector privado en asociaciones de investigación colaboradoras.
4 - La integración del conocimiento disciplinario en interdisciplinario, enfocado localmente, conducido por la investigación de problemas y esfuerzos de aplicación.

La comunidad científica mundial también necesita desarrollar indicadores que informan a la sociedad durante las próximas décadas cómo y hasta qué punto el progreso está acercándose a una transición a la sustentabilidad. Los indicadores principales deben incluir:

1 - Valoraciones globales de necesidades humanas y sistemas de apoyo al medio ambiente.
2 - Medidas regionales de vulnerabilidad del medio ambiente.
3 - Evaluaciones locales del uso de la tierra y ecosistemas.
4 - Medidas de progreso en áreas importantes como la salud, el agua y calidad aérea, y eficacia de energía.

C. Aplicar los Valores de la Comunidad Científica y Tecnológica para Cimentar la Sustentabilidad

En un sentido muy fundamental, la ciencia constituye el proceso de buscar la verdad. Los valores de la empresa científica — la imparcialidad, comunidad, calidad, y respeto por la evidencia — son de gran importancia y aplicación a la búsqueda para la sustentabilidad. La comunidad científica debe estar involucrada en el amplio proceso interactivo de establecer prioridades sociales, de comprender las implicaciones de directivas de la política, y promover la comprensión pública y la voluntad política para asegurar que el progreso se encauce en direcciones que corresponden a esas prioridades. Tal compromiso se torna aún más importante desde el momento que reconocemos que las aplicaciones de la ciencia y de la ingeniería a veces pueden producir daño en lugar de beneficio.

Durante el último siglo, el conflicto — yendo desde la violencia civil a las guerras mundiales — ha consumido o ha destruido enormes cantidades de recursos humanos, institucionales y físicos. Los programas militares, incluso en periodo de paz, han consumido recursos que de otra manera podrían dedicarse a satisfacer necesidades como alimentos, alojamiento y educación. En el transcurso de futuras décadas, los conflictos podrían surgir por la competencia para recursos tales como alimentos, agua e información. Un mejor entendimiento de cómo estos eventos pueden mitigarse, o hechos menos probable, es esencial para una transición exitosa a la sustentabilidad. Las ciencias naturales y sociales, la ingeniería y las comunidades de salud pueden, conjuntamente con los muchos otros sectores sociales, aportar contribuciones importantes en cimentar el entendimiento internacional y la cooperación, así como aliviar las causas radicales de conflicto.

Conclusión

A fin de conservar el bienestar humano a través del largo término, las personas necesitan acercarse a las nuevas maneras de satisfacer las necesidades humanas y adoptar modelos de consumo y de producción que mantengan los sistemas de apoyo a la vida de la tierra y salvaguardar los recursos requeridos por generaciones futuras. No obstante, si persisten las tendencias actuales en crecimiento de la población, consumo de energía y materiales, como asimismo la degradación del medio ambiente, quedarán sin satisfacer muchas necesidades humanas y los números de hambrientos y pobres aumentará.

Semejante pronóstico sombrío no tiene porque cumplirse. Las capacidades científicas, tecnológicas y de salud — siempre que estén apoyadas por el requisito de la voluntad política mundial y por la cooperación internacional, y movilizadas por políticas sociales y económicas apropiadas — pueden producir progreso sustancial durante las próximas dos décadas hacia un futuro humano sustentable. Realizar este progreso exigirá un esfuerzo triple por la comunidad científica y tecnológica: promover el uso del conocimiento existente más amplia y eficazmente, generar nuevo conocimiento y tecnologías beneficiosas, y trabajar mancomunadamente con gobiernos, organismos internacionales y el sector privado para lograr una transición mundial a la sustentabilidad.

Nosotros, como Academias de Ciencia, empeñamos nuestro cooperación en tales esfuerzos.

*P. ej., La Comisión Mundial del Medio Ambiente y Desarrollo, 1987 (a menudo llamada Brundtland Commission) y la Conferencia de las Naciones Unidas del Ambiente y Desarrollo, 1992 (a menudo llamada la Río Earth Su mmit)

Biosecurity

Diciembre 2005

Acuerdo Argentina-Australia

Agosto 2004

Human Cloning

Septiembre 2003

México 2003

Diciembre 2003

Acuerdo Argentina-Australia

Agosto 2002

Rio 2002

Septiembre 2002

Science and Technology for Peace and Development

Octubre 2002

Tokio 2000

Mayo 2000