Background Image

Ing. Eduardo Aguirre

(1857 - 1923)
Imagen principal

Nombre

Ing. Eduardo Aguirre

Período

1902 – 1906

Especialidad

Geología y mineralogía

Presidente: Ing. Eduardo Aguirre (1857 - 1923)

El Ingeniero Eduardo Aguirre nació en Buenos Aires el 18 de abril de 1857. Hijo de una ilustre familia española, arribada al país después de Caseros, en 1872 ingresó al Departamento de Ciencias Exactas de la Universidad de Buenos Aires, cursando los Estudios Preparatorios con especial lucimiento y obteniendo su Diploma de Ingeniero Civil, el 23 de diciembre de 1878, en Facultad de Matemáticas.

A partir de su graduación universitaria, Aguirre desarrolló una intensa actividad profesional y científica, mostrando en cada momento su profunda vocación por las Ciencias Naturales, la que mantuvo hasta el final de su existencia. Sin embargo, no fue éste el único ejemplo de un naturalista argentino graduado en otra disciplina científica pues a Aguirre le sucedieron Eduardo L. Holmberg (médico), Angel Gallardo (médico) y Lucas Kraglievich quien, estando al final de su carrera de Ingeniero abandonó estos estudios para dedicase a la Paleontología.

Aguirre debe ser considerado con justicia, uno de los iniciadores de la corriente de científicos argentinos que volcaron todos sus esfuerzos en el conocimiento geológico de nuestro territorio. Frecuentemente, realizaba viajes por el interior del país y durante los mismos no perdía la oportunidad de efectuar colecciones petrográficas como también botánicas, pues esta rama de las Ciencias Naturales igualmente le interesaba y al respecto, Hicken (1924) refiere que, siendo Aguirre estudiante de la Facultad y desempeñándose honorariamente como Ayudante en el incipiente Gabinete de Historia Natural de la Universidad, parte de su tiempo lo empleaba en arreglar los duplicados de la colección de Lorentz y siempre regresaba de sus viajes con herbarios, entre lo cuales se halló uno muy interesante que realizó en la isla Martín García, el que regaló a Hicken.

Un joven con vocación tan definida no podía pasar desapercibido en un medio como el de Buenos Aires, donde desde hacía lustros se venían efectuando ingentes esfuerzos para orientar a la juventud hacia estos estudios. Ante esta situación, Aguirre se vio prontamente alentado a intervenir en la actividad universitaria y, en 1878, unos días antes de su graduación de Ingeniero, fue designado "ad-honorem" para ocupar la Cátedra de Mineralogía y Geología, siendo confirmado en ese cargo el 12 de enero de 1882.

El curso de Mineralogía y Geología se había creado en 1875 a raíz de una importante reorganización de la Universidad. Fue entonces cuando se inició la enseñanza de la Geología en nuestro país, en la Facultad de Ciencias Físico-Naturales, a través de las materias Mineralogía (tercer año) y Geología (cuarto año). Con anterioridad, en el Departamento de Ciencias Exactas había dictado un Curso de Historia Natural al frente del cual estuvieron Pellegrino Ströbel (1865-1865) y Juan Ramorino (1867-1875). En 1875, este curso pasó a la Facultad de Humanidades y Filosofía, quedando Ramorino a cargo de Mineralogía y Geología, pero este Profesor falleció en 1876 y el cargo quedó sin cubrir hasta 1878 por falta de alumnos. De esta manera correspondió a Aguirre el gran mérito de ser el primer argentino que enseñó Geología en la Argentina y su designación de Profesor fue muy bien recibida en los medios científicos de Buenos Aires, como quedó destacado en El Naturista Argentino, revista editada por E. L. Holmberg, la cual también reprodujo el Discurso Inaugural que pronunciara el flamante catedrático en oportunidad de hacerse cargo de sus funciones académicas.

Aguirre tuvo una destacada actuación al frente de su Cátedra de Mineralogía y Geología, a la que imprimió una orientación práctica y dotó de laboratorios; a través de sus clases mostró una gran erudición geológica lo que es más digno de ser destacado pues Aguirre tuvo que adquirir estos conocimientos en momentos en que la Argentina carecía de institutos y bibliotecas especializadas en dichos temas. En la Biblioteca de la actual Facultad de Ciencias Exactas y Naturales se conserva manuscrito el curso del año 1900, lo que permite apreciar el elevado nivel con que Aguirre impartía sus enseñanzas.

De esta manera, durante más de 30 años de docencia, Aguirre fue aumentando sus prestigios y la simpatía con que se recibiera su designación y, al jubilarse en 1911, los estudiantes le hicieron objeto de una gran demostración.

En este lapso, su brillante actuación universitaria lo llevó a ocupar los cargos de Vicedecano (1900-1903) y Decano (1903-1906) de la Facultad.

En 1886, Aguirre transformó Geología en Geología y Paleontología y en 1903, separó la Mineralogía de la Patrografía, dictando estos cursos hasta 1907.

Además, E. Aguirre desempeñó otras cátedras universitarias, como las de Geodesia y Física, esta última a partir del 30 de junio de 1880, cuando reemplazó interinamente a los profesores Speluzzi y Rosetti, siendo confirmado en la misma en 1890.

En el Colegio Nacional Central y en la Escuela Normal Superior se desempeñó como Profesor de Física, mientras que en el Colegio Militar y en la Escuela Superior de Guerra enseñó Topografía; bajo su dirección, en 1879, los alumnos de 5º año del Colegio Militar levantaron un plano topográfico de la Sierra Baya (Provincia de Buenos Aires), en el que señalaron los yacimientos de rocas sedimentarias y eruptivas que estudió Aguirre.

Aguirre mostró interés por todos los temas de las Ciencias Naturales, y en los Anales de la Sociedad Científica Argentina, comentó la bibliografía más importante que llegaba a nuestro país. En cierta oportunidad, al referirse a un trabajo de Ströbel sobre las relaciones existentes entre la naturaleza del suelo y la distribución de los moluscos terrestres y de agua dulce, narró sus propias observaciones sobre dichos organismos efectuadas en dos puntos distantes entre sí, la Sierra Baya, en las cercanías de Azul (Provincia de Buenos Aires), y la extremidad norte de la Sierra de San Luis (Provincia de San Luis).

Los escritos de Aguirre se relacionan particularmente con la Provincia de Buenos Aires. Los sistemas montañosos de Tandil y Ventana atrajeron con preferencia su atención, tratando de desentrañar la historia geológica de los mismos así como también sus posibilidades económicas. Sus observaciones comprendieron los aspectos geográficos, geomorfológicos y petrográficas y, en este último, mostró un gran conocimiento de la naturaleza íntima de las rocas y minerales, a los que estudiaba por medio de cortes delgados y análisis químicos que efectuaba personalmente. Sus trabajos sobre las Sierras de Tandil y Olavarría promovieron la explotación de las canteras de esas regiones y actualmente, una estación del Ferrocarril General Roca, próxima a Tandil, lleva el nombre de este investigador argentino, como reconocimiento a su actuación científica en dicha zona.

Particular importancia otorgó Aguirre al estudio de las aguas subterráneas. En esa época muy poca era la información disponible al respecto en el país y correspondió a Aguirre analizar las características principales de las napas de agua bonaerense con miras a su explotación. De esta manera tuvo actuación destacada en la provisión de agua potable a la ciudad de La Plata y en la Provincia de San Luis, el pozo de El Balde, quizás el primer pozo artesiano efectuado en la Argentina, pudo ser llevado a término por sus consejos y laboriosidad.

Aguirre se incorporó a la Academia de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales el 5 de octubre de 1883, cesando, por cuestiones estatutarias, el 1º de abril de 1886, pero el 30 de julio del mismo año reingresó en reemplazo del Ingeniero Francisco Lavalle.

La reforma de 1906 suprimió las Academias universitarias y creó las Academias científicas por lo que el Ingeniero Aguirre resultó Miembro Fundador caracterizándose por su actividad e iniciativas, lo que le valieron ser electo Presidente por el período 1902-1906 y Vicepresidente durante los años 1918, 1919-1920 y 1922.

Aguirre fue Presidente de la Sociedad Científica Argentina (1891-1892) y Director de sus Anales (1900).

Además, tuvo una destacada actuación pública, desempeñándose como Concejal y Vicepresidente del Concejo Deliberante de Buenos Aires (1903-1907) y Secretario de Obras Públicas de la Intendencia Municipal en diversos períodos.

El Ing. Eduardo Aguirre falleció en Buenos Aires el 31 de diciembre de 1923. Su deceso fue muy lamentable en todos los círculos en que había actuado pues su buen carácter, caballerosidad y ecuanimidad, junto con sus dotes intelectuales, le habían permitido ganarse el reconocimiento de sus conciudadanos y amigos. El 16 de junio de 1925, la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales designó con su nombre el Gabinete de Mineralogía y Geología y, en oportunidad de la colocación de la placa correspondiente, el Ing. Enrique M. Hermite pronunció un elogioso discurso en su memoria.

Dr. Horacio H. Camacho

Dr. Victor Ramos

(2020 - 2022)

Dr. Roberto Williams

(2016 - 2020)

Dr. Roberto L. O. Cignoli

(2012 - 2016)

Dr. Eduardo H. Charreau

(2008 - 2012)

Dr. Alejandro J. Arvia

(2004 - 2008)

Ing. Arturo J. Bignoli

(2002 - 2004)

Dr. Eduardo G. Gros

(1998 - 2002)

Dr. Mario A. J. Mariscotti

(1994 - 1998)

Dr. Ing. Oreste Moretto

(1988 - 1992)

Dr. Andrés O. M. Stoppani

(1984 a 1988 y 1992 a 1994)