Background Image

Dr. Mario A. J. Mariscotti

(1994 - 1998)
Imagen principal

Nombre

Dr. Eduardo G. Gros

Período

1994 - 1998

Especialidad

Física Nuclear

Presidente: Mario A. J. Mariscotti (1994 - 1998)

Me es grato y a la vez difícil presentar hoy al Dr. Mario Mariscotti.

Grato, porque se trata de un amigo cercano, y difícil, también porque se trata de un amigo cercano. Mi formación me obliga a desprenderme de esta carga afectiva para recorre con ustedes su trayectoria científica y presentarles con más objetividad la personalidad de Mariscotti.

Mariscotti obtuvo el título de Licenciado en Física en 1962 y el de Doctor en 1967, ambos otorgados por la Universidad de Buenos Aires. En el Departamento de Física de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales se inició también en la docencia y en la investigación. Entre 1961 y 1966 ocupó todos los cargos auxiliares, hasta el de jefe de trabajos prácticos. Realizó también las primeras investigaciones de Física nuclear, que se concretaron en un par de publicaciones experimentales y alguna teórica. Esta característica de la obra científica de Mariscotti es poco usual y se mantuvo en su producción ulterior.

En 1966 ocurrió la noche de los bastones largos. Ese año Mariscotti fue contratado por el Brookhaven Laboratory como Visiting Research Associate. Posteriormente fue incorporado a la planta de investigaciones estables primero como Assistant Physicist y después como Associate Physicist. Sus publicaciones de esa época cubren temas como reacciones inducidas por neutrones térmicos, instrumentación nuclear, técnica de análisis y modelos nucleares. En este último aspecto desarrolló el modelo VMI (Variable Moment of Inertia) que permite reproducir la energía de los estados asociados con una banda colectiva mediante sólo 2 parámetros, independientemente de la característica vibracional, rotacional o de transición de núcleo que se analice. Este modelo se usa todavía en el estudio de altos momentos angulares como referencia para extraer la alineación del espín. A raíz de discusiones que tuve con él durante el desarrollo de este trabajo (1967/68) me consta que tanto la idea como la implementación del modelo fueron exclusivamente suyas. Por razones complicadas que en su momento incluyeron referees, editores y autoridades del Laboratorio, el trabajo apareció firmado conjuntamente con G. Sharf Goldhaber y B. Buck. La resonancia del trabajo fue tal que motivó a Sharf Goldhaber a intentar apoderarse de la teoría del mismo, presentándolo como suyo en las conferencias a las que era invitada. Estas fueron muchas, ya que ocupaba un cargo muy alto en Brookhaven y su marido era el director de todo el Laboratorio. Esta actitud de los jefes lamentablemente no es infrecuente. Cualquier investigador joven, sin puesto permanente, se hubiera amilanado, pero no Mariscotti. Luchó con toda su energía para dejar en claro la paternidad de su obra. En otros episodios recuerdo que en 1970 el Prof. Bayman, de la Universidad de Minnesota y que nos visita durante este mes en el TANDAR, organizó una de las Gondon Conferences e invitó a exponer tanto a Scharf Goldhaber como a Mariscotti. La primera no se presentó. Esta firmeza de Mariscotti en defender sus derechos se puso de manifiesto posteriormente cuando en 1974 fue dejado cesante de la Universidad de Buenos Aires, a raíz de lo cual llevó con paciencia pero hasta sus últimas consecuencias una querella judicial que recién ahora aparece próxima a un final feliz.

En 1970 regresó de la Argentina a cargo de un grupo de investigación en el reactor de Ezeiza perteneciente a la Comisión Nacional de Energía Atómica. En 1971 obtuvo por concurso el cargo de profesor titular de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales. Actuó como director del Departamento de Física entre 1971 y 1973. En 1974 volvió como investigador CNEA, donde también fue Jefe del Departamento de Física desde 1975 hasta 1983. Allí inició una línea de trabajo sobre la base de reacciones del tipo (xn, xy). El hecho de haber conseguido extraer un haz de partículas alfa permitió la supervivencia del viejo sincrociclotrón por una década más (con anterioridad sólo se habían acelerado deuterones en esta máquina). Pero Mariscotti no se limitó a llenar agujeros en las tablas de datos nucleares dejados por otros laboratorios dotados de maquinas más modernas. Centró la investigación en el tema de la estructura de los niveles rotacionales en los núcleos impar-impar de masa intermedia, que con anterioridad sólo había sido tocado tangencialmente, y realizó una contribución importante al mismo. Esta línea es continuada todavía hoy en el TANDAR por el grupo que dirige Dr. A. J. Kreiner. Sobre este tema existen más de treinta publicaciones en revistas internacionales de primer orden de las que Mariscotti es coautor.

Otras características importantes en la personalidad de Mariscotti son el optimismo y la confianza en sus propias fuerzas. En 1975, en el Colegio Nacional de San Isidro se dictaron conferencias por padres profesionales para orientar a los alumnos a la elección de la carrera. Todos los padres que allí hablaron (algunos de holgada situación económica) lloraron miseria y desalentaron su propia profesión. Todos salvo uno y ustedes se imaginan quien fue. Para darles una idea del estado económico de los físicos en esa época recuerdo que mi sueldo en la clase Investigador Principal de la Carrera de Investigador Científico era igual al de un basurero de segunda de la Municipalidad de Buenos Aires de la misma antigüedad. Este optimismo y confianza del Proyecto TANDAR, junto con la Dra. E. Pérez Ferreira. Este es el proyecto científico de mayor envergadura llevado a cabo en nuestro medio por el número de físicos e ingenieros involucrados y por la inversión y la tecnología requeridas. Actualmente, después de los primeros diez meses de funcionamiento continuo, es una realidad de méritos más que aceptables y en el TANDAR puede llegar a consentirse en un centro de primer nivel cuando complete sus equipos periféricos, con proyecciones nacionales e internacionales importantes.

Desde 1984 Mariscotti es Director de Investigación y Desarrollo de la CNEA. No existe una escala de valores absoluta para decidir si la administración en niveles jerárquicos altos es inferior o superior como actividad a la investigación científica que él hubiera podido desarrollar en este último período. La respuesta a esta disyuntiva pertenece a cada uno de nosotros. Mi impresión es que Mariscotti busca todavía la suya, porque ha aceptado una invitación de volver a Brookhaven por seis meses para realizar investigaciones sobre el tema de iones pesados relativistas. Esta invitación constituye un reconocimiento internacional que se suma a las investigaciones previas de universidades y laboratorios en Santiago (Chile), San Pablo (Brasil), Julich (RFA), Manchester (UK), Brookhaven (EE. UU.), Grenoble (Francia) y Rio de Janeiro (Brasil) y a su actuación en conferencias internacionales como orador invitado, miembro de comisiones asesoras, presidente de sesiones, etc.

También debemos nombrar al escritor-historiados. Al abrir "El Secreto de Huemul", la fluidez de la narración, la objetividad de la presentación y la cantidad de material acumulado. Es una historia en el fondo amarga de un período de nuestro devenir científico que empezó prometedor y terminó en un fracaso. Esperemos que Mariscotti no tenga que escribir otro libro así sobre ésta nuestra época.

Esta presentación no estaría completa sin mencionar el nombre de Amalia, generosa compañera de Mario. Reciban los dos en esta ocasión de bienvenida a la Academia un abrazo que ahora sí lleva detrás un cuarto de siglo de colaboración, aprecio y afecto.

Daniel R. Bes

Dr. Victor Ramos

(2020 - 2022)

Dr. Roberto Williams

(2016 - 2020)

Dr. Roberto L. O. Cignoli

(2012 - 2016)

Dr. Eduardo H. Charreau

(2008 - 2012)

Dr. Alejandro J. Arvia

(2004 - 2008)

Ing. Arturo J. Bignoli

(2002 - 2004)

Dr. Eduardo G. Gros

(1998 - 2002)

Dr. Mario A. J. Mariscotti

(1994 - 1998)

Dr. Ing. Oreste Moretto

(1988 - 1992)

Dr. Andrés O. M. Stoppani

(1984 a 1988 y 1992 a 1994)